Tercer Domingo del Tiempo Ordinario (Enero 27, 2018)

En las lecturas para hoy, de la Carta a los Corintios, San Pablo dice que los miembros de la comunidad Cristiana tienen diferentes funciones y dones que contribuyen a la unidad de esta comunidad. San Francisco de Sales habla de los dones que nos unen aún en medio de nuestras diferencias:

Como miembros del cuerpo de la Iglesia estamos tan unidos que compartimos nuestro bienestar individual. Incluso los enfermos que aún a pesar de sus padecimientos son constantes, admirablemente, en la práctica de las virtudes, están contribuyendo al bienestar de la comunidad. Nuestro Salvador desea que el amor sagrado nos una. Como miembros vivientes de Jesucristo y de la Iglesia, los frutos de nuestra labor son distribuidos, y benefician a todos aquellos con quienes estamos ligados por medio del amor sagrado. Para hacer un vino se exprimen muchas uvas. Muchos granos de trigo son molidos y amasados para hacer una hogaza de pan. Compartir la Eucaristía juntos es un regalo y es la fuente de nuestra unión, por que la Eucaristía nos une como hijos de Dios.

Debemos valorar inmensamente los dones que hemos recibido de parte de Dios y hacer nuestro mejor esfuerzo por obtener el bienestar de todos. Puede que esto sea difícil a veces. Puede que muchas veces tengamos dudas en cuanto a si aceptamos las responsabilidades que nos han sido encomendadas. Aún así, y con sencillez en nuestro corazón, debemos decir “yo todo lo puedo en Dios quien me da fortaleza”. Nosotros hacemos lo que tenemos que hacer: sin preocuparnos por cuán grande es la tarea encomendada, el tiempo que requerirá, o las muchas demoras que se nos puedan presentar. Por que el Espíritu Santo, que habita en nosotros, hace que nuestras frágiles obras reflejen la grandeza del amor de Dios que nos une a todos.

(Adaptado de los escritos de San Francisco de Sales).

Segundo Domingo del Tiempo Ordinario (Enero 20, 2018)

El Evangelio de hoy habla de cómo Dios se hace presente en Jesús en el momento en que El transforma el agua en vino, y cómo esto es un símbolo de nuestra propia transformación en Cristo. San Francisco de Sales observa que:

Jesús vino a crear una nueva humanidad. El da inicio a su ministerio, el de transformar la persona humana, manifestando la bondad de Dios al hacer un milagro durante el banquete. Jesús realiza la transformación del agua durante la fiesta de las Bodas de Caná, cuando se percata de que los recién casados se han quedado sin vino. En otro banquete, celebrado antes de Su muerte, El instituye el sacramento de la Eucaristía para que nosotros podamos ser nutridos y podamos ser como El.

La bondad de Dios, en la Persona de Jesús, se manifiesta ante nosotros durante la transformación del agua en vino y la instauración de la Eucaristía. La presencia de Cristo en nuestras vidas transforma las tibias aguas de nuestro amor, en el vino del amor de Dios. El amor divino nos revigoriza y nos fortalece a lo largo del camino que nos conduce hacia la plenitud, que es Jesús viviente.

En el Evangelio de hoy María, convencida de que Jesús proveerá el vino para los recién casados, le comenta a Su hijo la necesidad que se ha presentado. Del mismo modo, nosotros debemos pedir a Dios con confianza que nos ayude con las necesidades espirituales y temporales que tengamos. En la Plegaria a Dios diariamente pedimos por la llegada del Reino de Dios, y por que se haga la Voluntad de Dios. Pero Jesús también nos dijo que debemos pedir a Dios por el pan de cada día.

Cuando estamos desanimados y nos sentimos desolados debemos plantear a Dios nuestra necesidad con pleno convencimiento de que El nos responderá de acuerdo a nuestras necesidades. Podemos decirle: “Presentarme ante Ti como soy es suficiente. Tu te harás cargo de mis miserias y mis necesidades como Tu lo desees”. Aún cuando Dios nunca nos dará más de lo que nuestro ego desea, tengan la seguridad de que El siempre nos proveerá todo lo necesario para nuestro bienestar. Siempre y cuando nosotros tengamos la disposición para aceptar Su presencia en nuestras vidas.

(Adaptado de los escritos de San Francisco de Sales, específicamente Los Sermones de San Francisco de Sales, L. Fiorelli, ed).

Bautismo del Señor (Enero 13, 2019)

Hoy celebramos el Bautismo de Jesús, ocasión que marca el principio de su ministerio. San Francisco de Sales observa que Dios también nos ha llamado a su servicio, aún cuando esto a veces implica un gran esfuerzo para nosotros:

Nuestro Salvador emplea medios insondables cuando nos llama a servirlo, pero siempre lo hace de forma amorosa y diferente. Cuando adoptamos una firme resolución de querer servir a Dios de la forma, y en el lugar donde El nos ha llamado a servir, estamos demostrando que nuestra vocación es verdadera.

Aún si somos firmes, y perseveramos en nuestro servicio a Dios, puede que lleguemos a cometer faltas. También puede que pongamos en duda nuestra resolución de utilizar los medios que han sido puestos a nuestro alcance para servir a Dios. Todos estamos a merced de nuestros sentimientos y de nuestras emociones, y por ende sujetos a altibajos. Pero no debemos preocuparnos si algunas veces sentimos que nos estamos distanciando, o si sentimos desgano en respuesta al llamado a servir a Dios. Es normal experimentar esos altibajos. El que no seamos excesivamente virtuosos no nos hace menos dignos para el servicio. Lo importante es que nos mantengamos firmes aún si sufrimos estos cambios en el estado de nuestro ánimo. Hay ciertas virtudes que sólo pueden ser puestas en práctica cuando atravesamos por dificultades. No es la terquedad de nuestros sentimientos, sino nuestra intención de perseverar voluntariamente en el servicio a Dios, lo que determina la firmeza de nuestro compromiso a amar como Dios desea que amemos.

Un buen músico de cuerda tiene por hábito revisar de vez en cuando las cuerdas de su instrumento por si necesitan ser ajustadas o aflojadas, y así contribuir a que la armonía sea impecable en el momento de la interpretación. Así mismo nosotros de vez en cuando debemos examinar y evaluar todos los afectos de nuestro corazón, para ver si están en sintonía con los deseos y los mandatos de Nuestro Salvador. Fortalezcamos nuestro fervor reafirmando con frecuencia nuestro compromiso a ser los hijos de Dios, quienes han sido llamados a amar divinamente. Vivamos con coraje y seamos fieles a ese sentimiento original y emotivo en nuestros corazones que nos llama a servir a Dios; es así como seremos felices.

(Adaptado de los escritos de San Francisco de Sales)

María. Madre de Dios (Enero 1, 2019)

María ha sido llamada Madre de Dios porque ella es “madre del divino redentor”. Ella concibió, dio a luz y crió al Hijo de Dios aquí en la tierra. Ella es la más grande entre todos los santos, superada sólo por Su Hijo.

María desempeña un papel único en la historia de nuestra salvación. El que ella hubiese aceptado, sin sombra alguna de duda, la Voluntad de Dios en el momento de la Anunciación, ha tenido un efecto favorable para la totalidad de la familia humana. Ella dio Vida a toda la familia humana. Dado que ella es la Madre del Hijo de Dios, Madre de la Iglesia, y nuestra Madre, quien nos entregó a su Hijo, es más que apropiado que la honremos de forma especial.

Hoy es un día apropiado para honrar a María, quien ocupa el primer lugar entre todos los santos, y quien ha dado a luz al Gran Pacificador para el beneficio de la familia humana.

Bendición

Señor, hijo de María, has de nosotros, como familia humana que somos, un instrumento de tu paz:

  • Que donde exista el odio, demostremos amor.
  • Que donde haya herida, demostremos perdón.
  • Que donde haya duda, demostremos fe.
  • Que donde haya oscuridad, haya luz.
  • Que donde haya tristeza, se de la dicha.
  • Permite que busquemos consolar, más que recibir consuelo,

· Que seamos comprensivos, más que buscar que se nos comprenda, que amemos, en vez de buscar ser amados.

  • Por que dando recibimos.
  • Perdonando es que somos perdonados,
  • Y es con la muerte que nacemos a la vida eterna.

Amén.

La Sagrada Familia (Diciembre 30, 2018)

En el Evangelio de hoy escuchamos a Jesús decir a María y a José que Su lugar está en “casa de su Padre”, aún cuando él continua obedeciéndolos a ellos como sus padres. San Francisco de Sales observa:

Dios nos acerca a él por medio de atracciones especiales. Si la atracción viene de Dios, los conducirá por la senda de la “obediencia amorosa”. La obediencia amorosa hace que asumamos un mandato con amor, sin importar cuán difícil sea, en cumplimiento con la voluntad de Dios. Entonces deseamos que Dios se haga cargo de nuestros afectos y nuestras acciones, y que los moldee. Ciertamente el seguir por esta senda los llevará a cosechar bendiciones.

En las escrituras Jesús frecuentemente nos dice que El no vino a la tierra a hacer su voluntad, sino a cumplir con la voluntad del Padre. Durante su vida como mortal Jesús obedeció a sus padres y a otros con amor. Nuestro Salvador ahora nos pide que imitemos esa misma obediencia amorosa que El demostró, no sólo para con la voluntad Divina, sino también hacia sus padres en la tierra. José y María recibieron una gran dicha por que lo ayudaron, y porque pudieron permanecer constantemente en presencia Suya.

¿Qué es lo que hace que nuestro estado de ánimo cambie y que no sea constante a la hora de servir y amar a Dios? Es la diversidad de nuestros deseos. Los cambios constantes de nuestro estado de ánimo son resultado de la desmesura de nuestros deseos. El amor Sagrado sólo tiene un deseo: amar y servir a Dios; quien desea que nuestro espíritu este tranquilo, y que podamos experimentar en este mundo un leve anticipo de lo que será la dicha eterna.

El equilibrio mental, y de nuestro corazón es la virtud que más necesitamos para poder lograr la estabilidad de nuestro estado anímico, y que esto nos conduzca por la senda de la santidad. Una forma de lograr el equilibrio mental y de nuestro corazón en nuestras vidas, es crear una rutina de oración mental y otras actividades que contribuyan a mantener nuestro bienestar: comer, dormir y hacer ejercicio. Cumplan fielmente con los deseos y los mandatos de Dios, del mismo modo en que las abejas cumplen con su reina. De esta forma podrán cumplir firme e inquebrantablemente con la resolución de amar la voluntad de Dios como lo hiciera Jesús: constantemente, con coraje, con resistencia y con ardor.

(Adaptado de los escritos de San Francisco de Sales, especial Oeuvre: Entretiens).

Vigilia de la Natividad (Diciembre 24, 2018)

Esta noche es la vigilia de la natividad, y por ello hoy reflexionamos acerca del misterio del nacimiento de nuestro Señor. San Francisco de Sales comparte con nosotros sus pensamientos sobre la natividad:

Cuando alguien pretende construir una casa o un palacio primero debe considerar quién será la persona que ocupará este lugar. Obviamente el arquitecto utilizará diferentes planos dependiendo del estatus social del futuro habitante. Así mismo sucedió con el Arquitecto Divino. Dios creó el mundo para la encarnación del Hijo. Desde toda la eternidad, la sabiduría divina previó que la Palabra asumiría nuestra naturaleza al momento de su llegada a la tierra. Para lograr este objetivo Dios escogió a una mujer, la sagrada Virgen María, quien dio a luz a nuestro Salvador.

Por medio de la Encarnación Dios nos hizo ver aquello que la mente humana difícilmente hubiese podido imaginar o entender. El amor de Dios por la humanidad es tan inmenso, que una vez se hizo humano deseó llenarnos a todos de divinidad. Dios quiso coronarnos con la bondad y la dignidad divina. El deseó que nosotros fuéramos hijos de Dios.

Nuestro Salvador vino a este mundo para enseñarnos qué debemos hacer para poder preservar la divina semejanza de Dios en nosotros, la cual El ha reparado y embellecido completamente. Con suma seriedad debemos reunir todo nuestro coraje para vivir según quienes somos. Nuestro Salvador vino a enseñarnos cómo vivir según la razón, y a enseñarnos cómo dominar el desorden de nuestros amores. El estaba totalmente lleno de bondad y misericordia para con la familia humana. Muchas veces cuando los pecadores más empedernidos han llegado ya al punto de vivir como si Dios no existiera, Nuestro Salvador permite que ellos encuentren Su Corazón lleno de compasión, y de misericordia para con ellos. Todos aquellos que han pasado por esta experiencia mantienen un sentido de gratitud asociada a ella. Es Jesús a quien debemos dar forma, y dar a luz en nuestros corazones. El divino Niño vale todo aquello que tengamos que soportar para poder traerlo al mundo.

(Adaptado de los escritos de San Francisco de Sales.)

Cuarto Domingo de Adviento (Diciembre 23, 2018)

En el Evangelio de hoy escuchamos a Isabel declarando que María ha sido bendecida, al haber sido elegida para ser la madre de nuestro Señor. San Francisco de Sales dice:

Cuando Isabel declara a María como bendita, María afirma que en realidad ha sido bendecida ya que toda su felicidad proviene de Dios. Dios observa a María en toda su humildad y la exalta. María, en su humildad, se siente sobrecogida ante la maravilla de que Dios la ha hecho madre de Jesús.

Un amor lleno de exaltación hacia Dios y hacia los demás, al mismo tiempo que una humildad profunda, son los sentimientos que se agolpan de manera especial en el corazón de María. La humildad permite que María experimente la inmensa e inexhaustible profundidad de la bondad de Dios. Después de experimentar la inmensidad del amor de Dios, se percata de cuán diminuta es ella ante la sublimidad de Dios. Entonces actúa inmediatamente impulsada por su amor hacia El, diciendo: Hágase en mí según Tu palabra. Al dar su consentimiento a la voluntad de Dios, María nos da una muestra del acto de caridad mas grande que se pueda concebir. Porque en el instante en que ella accede, la Palabra Divina se hace carne. Y María, llena de una gracia infinita, desea el amor de Dios para el mundo entero.

Al igual que en el caso de María, el primer fruto que nos brinda la gracia de Dios es la humildad. La humildad nos permite experimentar el amor infinito de Dios. Al mismo tiempo, la humildad hace que nos percatemos de cuán limitada es nuestra capacidad de amar a Dios y a los demás. Mientras la gracia hace que nos inclinemos hacia la excelencia del amor divino de Dios, la humildad hace que podamos ver cómo Su amor purifica profundamente nuestro corazón ante El y sus criaturas. Al igual que en el caso de María, el amor de Dios en nosotros hace que amemos a los demás.

¡Qué buena señal es la humildad de corazón en la vida espiritual! Si somos humildes, y accedemos a que la voluntad de Dios se haga en nuestras vidas, nosotros también podemos dar a luz al Niño Jesús en nuestro corazón. Hacer a un lado los deseos de nuestra voluntad es doloroso. Pero vale la pena depositar nuestra confianza plena en la obra de Dios en nosotros, para así poder dar a luz a Cristo en nuestro corazón. Muy seguramente nuestro Salvador divino, con nuestro consentimiento, nos bendecirá eternamente y nos introducirá a la vida eterna.

(Sermones de San Francisco de Sales, L. Fiorelli, Ed.; San Francisco de Sales, Oeuvres.)

Tercer Domingo de Adviento (Diciembre 16, 2018)

En las lecturas del Evangelio de hoy continuamos escuchando las palabras de Juan Bautista quien nos urge a la conversión. El nos dice que debemos compartir nuestra abundancia, que debemos hacer uso del sentido de la integridad en el transcurso de nuestras actividades diarias, y que debemos saber con certeza quiénes somos y quién es nuestro Mesías. San Francisco de Sales dice:

Juan Bautista ama demasiado la verdad como para dejarse llevar por la ambición. El va informando a quienes han venido a verle que él no es el Mesías. El nos dice que debemos examinar nuestras acciones y, en ese proceso, reformar aquellas que no encierran buenas intenciones y perfeccionar aquellas que si las tienen.

Juan Bautista era una piedra firme. El era un hombre poseído por una estabilidad inquebrantable en medio de circunstancias cambiantes. El tiene el coraje para admitir quien es. Aquel que se conoce a si mismo verdaderamente jamás se molesta cuando es apreciado y tratado por lo que es. Cuando Dios nos otorga la luz para que podamos conocernos como somos realmente, esta es una señal de un gran proceso de conversión interior.

Ser un cristiano es el título mas hermoso que podemos dar a los demás. Aun así, no es suficiente que seamos llamados cristianos. Debemos vivir de una forma que haga posible reconocer claramente en cada uno de nosotros a una persona que ama a Dios con todo su corazón. Alguien que cumple con los mandamientos y que frecuenta los sacramentos, alguien que hace cosas que son dignas de un verdadero cristiano.

Cuando nos sabemos amados nos sentimos obligados a corresponder a ese amor. Esto mismo sucede cuando vivimos nuestra vida en Cristo. El amor sagrado de Cristo nos presiona de un modo especial para que nosotros compartamos nuestra abundancia con los demás. La compasión hace que compartamos los sufrimientos, los dolores y las aflicciones de aquellos a quienes amamos. Madres y padres sufren a causa de las aflicciones de sus hijos. Entre más aumenta nuestro amor por alguien, más profunda se hace nuestra preocupación por su bienestar. Lo acompañamos en su sentimiento, bien sea de alegría o de tristeza. Nuestro objetivo es actuar con una única intención: ajustarnos a la imagen verdadera de Dios en nosotros. Por que la razón por la cual Jesús vino al mundo fue para mostrarnos nuestro yo verdadero en Dios.

(Adaptado de los escritos de San Francis de Sales).

Segundo Domingo de Adviento (Diciembre 9, 2018)

En el Evangelio de hoy escuchamos las palabras de Juan el Bautista, quien nos urge a que nos preparemos para la llegada de Jesús. San Francisco de Sales nos pide que comencemos esta labor en nuestro corazón:

Nuestro corazón es la fuente de nuestras acciones. Nuestras acciones reflejan la forma verdadera de nuestro corazón. Quien haya ganado el corazón de una persona lo ha ganado a él o a ella en su totalidad. Aún así ese corazón, el cual deseamos sea nuestro punto de partida, ha de ser instruido. Juan el Bautista desea que llenemos de fe y de esperanza nuestros temerosos corazones. Existen ciertos miedos y ansiedades que, cuando se desbordan, perturban el corazón dejándolo desmoralizado. Pero estos son zanjas y valles que debemos llenar con la confianza y la esperanza derivada de nuestra preparación para la llegada de nuestro Señor.

Construyan caminos verticales. Los caminos llenos de recovecos fatigan y terminan despistando al viajero. Debemos rectificar nuestro camino confiando en que Dios nos proveerá toda la ayuda necesaria para que logremos adquirir una buena disposición. No se desanimen. Hagan todo lo posible por desarrollar un espíritu de compasión. No me cabe la menor duda de que Dios los lleva tomados de la mano. Si Dios permite que se tropiecen en un momento determinado, es sólo para que ustedes sepan que si El no los llevara tomados de la mano se habrían caído. Es de esta forma que aprendemos a estrechar la mano de Dios con más fuerza.

No es posible para nosotros hacer que nuestro corazón sufra una transformación total de un momento a otro. Necesitamos tener paciencia. Si se esfuerzan fielmente en la práctica de la paciencia Dios se las otorgará. Debemos ser como el capitán que aún timoneando su buque mantiene siempre un ojo fijo en la aguja de la brújula. Debemos tener una única intención, y esa debe ser complacer a Dios. Pongamos atención a la Palabra de Dios y asimilémosla bien. Qué agradable es reflexionar sobre nuestro Salvador. El poseía una ecuanimidad perfecta de espíritu que brillaba intensamente en medio de toda clase de circunstancias cambiantes. Qué placentero es poder encontrar una persona con tan buena disposición. Aquellos que llevan a Jesucristo en su corazón muy pronto lo llevaran también por todos sus caminos.

(Adaptado de los escritos de San Francisco de Sales).

Primer Domingo de Adviento (Diciembre 2, 2018)

En el Evangelio de hoy Jesús nos exhorta a vivir una vida de santidad para que así tengamos oportunidad de experimentar la gloria de Su llegada. Este es un llamado a la conversión de nuestros corazones. San Francisco de Sales hace la siguiente observación al respecto:

Es muy probable que en el momento en que ciertas personas se percaten de que ustedes han decidido llevar una vida de santidad, ellos (o ellas) digan que ese deseo de conversión no es más que hipocresía, intolerancia y artimañas. Puede que digan que el mundo se ha vuelto en contra de ustedes, y que es a causa de este desaire que ustedes han decidido volver a Dios. Habrá amigos que les dirán que esa decisión los va a llevar a la depresión, que va a afectar su reputación, que resultará insoportable al final, incluso, que la vida en sus hogares se verá afectada. Todo esto son simples tonterías. Hay gente que dedica horas enteras a jugar juegos y escasamente se percatan de ello. Pero si de pronto se dan cuenta ustedes le dedican una hora a la meditación, o que se levantan un poco más temprano de lo acostumbrado para orar, inmediatamente todo el mundo asume que algo les debe estar pasando. Debemos mantenernos firmes en nuestra resolución de vivir y ser fieles al amor de Dios.

Cuando nos decidimos a cambiar de actitud, al principio todo resulta un poco extraño porque todo es nuevo. Cuando nos percatamos de que la montaña de la perfección Cristiana es sumamente alta, la primera pregunta que nos hacemos es, “Oh Dios, ¿cómo voy a hacer para escalarla?” Tengan coraje; todos esos sentimientos desaparecerán, y ustedes recibirán incontables bendiciones.

Todos nosotros somos como abejas jóvenes que vuelan por entre flores, montañas y colinas cercanas en busca de miel. Poco a poco, a medida que se alimentan de la miel que las abejas mayores preparan, las abejas jóvenes se hacen más fuertes, sus alas se desarrollan, y esto les permite volar distancias más largas en busca de comida. Igual sucede con nosotros. Al principio no podemos volar tan alto como teníamos planeado, ósea, no podemos ser santos inmediatamente. Pero a medida que nuestros deseos y nuestras resoluciones comienzan a tomar forma, y que nuestras alas comienzan a crecer, nuestra esperanza es que algún día podremos volar muy alto. Sigamos los consejos de los santos que vivieron antes que nosotros y oremos a Dios para que nos otorgue alas; no solo para poder volar muy alto en el presente, sino para que también podamos encontrar reposo en la eternidad que aún está por venir.

(Adaptación de la Introducción a la Vida Devota de San Francisco de Sales.)

La Solemnidad de Jesucristo Rey (25 de noviembre de 2018)

Hoy celebramos la Fiesta de Cristo Rey. San Francisco de Sales decía que fue por obra de la inspiración divina que la palabra “rey” fue escrita en la inscripción que yacía sobre la cruz de Jesús. Al respecto, él añade lo siguiente:

Nuestro Señor vino a este mundo como pastor, y como el Rey de los Pastores. Los Pastores representan a todos aquellos que se han comprometido a llevar una vida sagrada. En ese sentido, todos somos pastores, y Nuestro Señor desea favorecer a todos los que son como Él. Como buen y amoroso Pastor de nuestras almas, que son sus ovejas, Jesús vino a enseñarnos lo que debemos hacer para que podamos alcanzar la plenitud a través Suyo. Él vino a restablecer aquello que se había perdido, y nunca nadie ha sido traicionado por Él.

Jesús, en condición de rey, fue llamado a convertirse en Salvador, y fue Su deseo que otros compartieran también la gloria de transformarse en líderes, particularmente Su santa Madre. Jesús hizo posible que la bondad de Dios fuese más abundante que la maldad. El superó a la muerte, la enfermedad, las grandes dificultades, y el abuso de los deseos sensoriales. La obra de Jesús es verdaderamente sanadora, sobre todo cuando toca nuestra miseria y la hace digna de amor. Cuando nosotros poseemos el amor de Dios, estamos facultados para participar en la obra de nuestro Salvador.

Dios quiso salvar al pueblo Hebreo a través de Abraham, Isaac, Jacobo y de otros profetas. Pero el momento en que podemos ver realmente el deleite y la preocupación de Dios por este mundo, es cuando nos envía a nuestro Salvador Jesús. Nosotros sembramos la vid para poder cosechar sus frutos, aun cuando las hojas y las yemas preceden a ese fruto. Del mismo modo, a pesar de que Nuestro Salvador ocupaba el primer lugar dentro del plan eterno de creación de Dios, la vid (el universo) fue sembrado primero. Es por esto que a Jesús se le denomina “el primogénito de toda la creación”. Como hojas o como flores, las múltiples generaciones que precedieron a Jesús prepararon el camino para Él. Qué felices nos sentimos todos cuando escogemos a Jesús como nuestro líder, aquel que nos provee una paz y tranquilidad incomparable siempre y cuando nos decidamos a seguirlo. Nuestro Salvador nos demuestra que el mal jamás podrá vencer la majestad de Dios, sino que al contrario, Su bondad será la que vencerá a la maldad: Tal es la obra de un verdadero Rey.

(Adaptación de los escritos de San Francisco de Sales, específicamente Los Sermones, Ediciones L. Fiorelli,)

Trigésimo Tercer Domingo en el Tiempo Ordinario (18 de Noviembre de 2018)

Las lecturas de hoy nos recuerdan que mientras tengamos esperanza en y fe en Dios no tenemos nada que temer. San Francisco de Sales tiene mucho que decirnos acerca de la esperanza, la fe y la confianza en Dios:

Tengan esperanza en Dios por que Él los liberará de sus cargas, o les proporcionará la fuerza necesaria para soportarlas. Cuando tenemos fe en Dios ésta nos protege de nuestros enemigos y de los terrores de la noche. Decir, “Yo creo en Dios” es afirmar que hemos depositado nuestra confianza no en nuestra propia fuerza sino en Su fuerza. Es muy cierto que Dios se encarga de cuidarnos con suma dulzura cuando nos liberamos de nuestras ansiedades y miedos, y los dejamos en manos de la Divina Providencia. Aun así, Él desea que nosotros hagamos todo lo que esté en nuestro poder para cumplir con nuestras obligaciones. Continúen avanzando llenos de valentía, pero háganlo con sencillez. Dios quiere que utilicemos todos los medios comunes y corrientes a nuestra disposición para lograr la esperanza y la confianza.

Jamás debemos pensar que no poseemos el talento necesario para llevar a cabo la labor que hemos sido llamados a realizar. Pensar que no somos lo suficientemente virtuosos es algo que no debe preocuparnos. Los Apóstoles fueron pescadores a quienes les fueron otorgados talentos y santidad, en la medida en que los necesitaron, para poder cumplir con la misión que Dios les encomendó. Sigan adelante sin preocuparse y sin retroceder. Si ustedes se dedican a trabajar para dar gloria a Dios, Él siempre les dará todo lo que necesiten en el momento indicado, y les proveerá todo lo que requieran; y no solo a ustedes sino a todos aquellos que han sido encargados a su cuidado.

Si se sienten desmoralizados busquen refugio inmediatamente en los brazos de Dios, y permitan que Él los proteja. No se enfurezcan si a veces sufren leves ataques de ansiedad y tristeza, dichos sentimientos son una oportunidad para poner en práctica las mejores y más queridas virtudes: la confianza en Dios y la gentileza. Cuando las cosas nos salen mal ¿no es ese el mejor momento para confiar en Dios? Debemos animarnos los unos a los otros en el amor sagrado. Debemos caminar por la senda de la esperanza sin desfallecer; con fervor pero en paz; con cuidado pero con total seguridad. Escalemos juntos el Monte Tabor donde en medio de la esperanza, la fe y la confianza en Dios, encontraremos a Jesús transfigurado en la gloria.

(Adaptación de los escritos de San Francisco de Sales, particularmente los Sermones, L. Fiorelli, Eds.)

Trigésimo segundo Domingo en el Tiempo Ordinario (11 de noviembre de 2018)

Las lecturas del Evangelio para hoy nos exhortan a dar más de nosotros mismos, y a un nivel mucho más profundo. San Francisco de Sales nos proporciona un consejo simple: para poder dar más de nosotros mismos, es necesario convertir en prioridades las cosas que realmente importan en la vida:

El amor de Dios es benévolo, pacifico y tranquilo. Nuestro amor, para que surta efecto, debe emanar de ese amor divino. Para poder amar del mismo modo en que lo hizo Jesús, es necesario cultivar un corazón generoso, dispuesto a tender la mano a quienes padecen la pobreza, ya sea material o spiritual. Amen a los necesitados. Alégrense cuando tengan la oportunidad de invitarlos a sus casas, y también cuando puedan ir a verlos donde viven. Compartan lo que poseen con ellos. Dios los compensará, no solo en la próxima vida sino también en esta. 8Nuestros corazones deben estar dispuestos a recibir el reino de Dios antes que cualquier otra cosa. Cualquiera que sean las riquezas que ustedes poseen, nunca olviden que nosotros sólo somos administradores de las cosas de este mundo. Dios las ha puesto a nuestro cuidado, pero nuestros corazones no se deben apegar a ellas para así evitar que se conviertan en una fuente de ansiedad para nosotros. Si cuidamos de todo lo que poseemos, tal y como Dios quiere que lo hagamos, jamás vamos a perder la tranquilidad si por alguna razón llegáramos a perderlo todo.

Si decidimos responder a las desgracias con bondad, paz y tranquilidad, contribuiremos a alimentar la llama del amor sagrado que está creciendo dentro de nosotros. Ninguno de nosotros escoge sufrir una pérdida por voluntad propia; pero lo que sí escogemos es cómo vamos a dar algo de nosotros a los demás, cobre todo cuando sucedan cosas que nos causen dolor. En esos momentos debemos alegrarnos, por que dichos infortunios nos presentan una oportunidad para depositar nuestra confianza más completamente en el amor y la bondad de Dios. Por lo tanto, cuando enfrentemos circunstancias sobre las cuales no tenemos ningún control, debemos ceder con bondad en nuestro corazón y soportarlas con paciencia, con coraje, y con regocijo. Si vivimos de este modo seremos ricos porque poseeremos el amor divino, el cual nos confiere el poder necesario, como en el caso de los santos, para entregarnos más plenamente a los más necesitados.

(Adaptación de los escritos de San Francisco de Sales y Santa Juana de Chantal.)

Trigésimo Primer Domingo del Tiempo Ordinario (4 de noviembre de 2018)

“¿Cuál es el primero de los mandamientos?”

Para ser precisos, ¿cuál es la dimensión más importante de nuestra fe? ¿Cuáles son los cimientos sobre los cuales reposa el cristianismo?

La respuesta de Jesús es inequívoca: el amor. Este amor tiene tres facetas.

El amor a Dios. Francisco de Sales nos dice que la razón por la que amamos a Dios es por quien Él es: nuestra dignidad y nuestro destino. “Amamos a Dios porque Él es la más suprema e infinita bondad”.

El amor al prójimo. Francisco de Sales nos dice: “El amor de Dios no sólo nos ordena amar al prójimo, sino que también genera y verte el amor al prójimo en nuestros corazones. Del mismo modo en que hemos sido hechos a imagen de Dios, el amor sagrado que tenemos los unos por los otros es la verdadera imagen de nuestro amor celestial por Dios”.

El amor propio. Este es el aspecto que quizás más tendemos a pasar por alto; al fin y al cabo, "amor propio" suena como ser egocéntrico. ¿Por qué debemos amarnos a nosotros mismos? Simple y profundamente porque “estamos hechos a imagen y semejanza de Dios” dice Francisco de Sales. Cuando nos comportamos de la mejor manera, todos somos “las imágenes más sagradas y vivientes de lo divino”.

¿Por qué el verdadero amor propio es tan fundamental para nuestro amor por Dios y por el prójimo? Sencillamente porque, si no podemos amarnos a nosotros mismos, ¿cómo podemos alabar y agradecerle a Dios por crearnos? Si no podemos amarnos a nosotros mismos, cómo podremos amar a nuestro prójimo, quien no solamente fue creado a imagen de Dios sino que fundamentalmente fue hecho a imagen y semejanza nuestra, dado que todos provenimos de la misma fuente: Dios mismo.

La plenitud de la perfección cristiana –la plenitud de vivir la vida de Cristo– puede compararse con una mesa de tres patas. En la medida en que cualquiera de las tres patas sea débil, toda la mesa estará en serio peligro. Una mesa así no puede sostener un peso importante. Así pues, también, si uno de los tres amores de nuestras vidas –a Dios, el propio, al prójimo– es deficiente, todos los tres sufrirán y no podremos cargar el peso del mandamiento de Dios que nos llama a construir algo de Su reino aquí en la tierra.

Para estar seguros, el amor es la simple respuesta a aquello que es más importante en nuestras vidas. Sin embargo, en nuestra experiencia de vida este amor nunca es tan simple como quisiéramos creerlo.

¿Cómo es su amor por Dios? ¿Cómo es su amor por el prójimo? ¿Cómo es su amor propio?

¿De verdad?

TODOS LOS SANTOS (noviembre 1, 2018)

“Unamos nuestros corazones a estos espíritus celestiales y a estas almas benditas. Del mismo modo en que los ruiseñores jóvenes aprenden a cantar en compañía de los viejos, nosotros por medio de nuestra unión celestial con los santos debemos aprender la mejor forma de orar y de alabar a Dios” ( Introducción a la Vida Devota, Parte II, Capitulo 16).

Estamos apoyados en los hombros de unos gigantes. A lo largo de los últimos dos mil años incontables hombres, mujeres, y niños de muchas eras, lugares, y culturas han pasado sus vidas al servicio de las Buenas Nuevas de Jesucristo. De entre esos tantos un grupo más pequeño de individuos ha logrado obtener la distinción de ser conocidos como “santos”.

Estos son personas reales que nos sirven de ejemplo. Estos son personas reales en quienes nos inspiramos. Estos son personas reales en quienes buscamos ánimo y en quienes buscamos la gracia.

Estos santos – estas personas reales- iban abriendo un camino en medio de las pruebas a las que se enfrentaban, a medida que vivían y proclamaban el Evangelio. El reto para nosotros es seguir su ejemplo de formas que encajen con el estado y la condición de vida en la que nos encontramos.

En caso de que aún no se hayan dado cuenta, ustedes también han sido llamados a llevar una vida santa – centrados en Dios, una vida de entrega - en los lugares donde viven, donde aman, donde trabajan y donde juegan cada día. Francisco de Sales escribió: “Observen el ejemplo que nos dan los Santos en cada etapa de sus vidas. No hay nada que no hayan hecho por amor a Dios y para ser seguidores devotos de Dios… Porqué entonces no habríamos de hacer lo mismo, de acuerdo con nuestra posición y vocación en la vida, por mantener esa preciada resolución y las declaraciones que hemos hecho?” (Introducción a la Vida Devota, Parte V, Capitulo 12).

Qué significa ser un santo? Sorprendentemente es algo mucho más práctico y que esta más al alcance de nuestras manos de lo que suponemos. Francisco de Sales observaba que: “Debemos amar todo lo que Dios ama, y Dios ama nuestra vocación; por ende nosotros también debemos amar nuestra vocación y no debemos desperdiciar nuestra energía anhelando tener una vida diferente, sino que por el contrario debemos continuar con nuestra labor. Sean como Martha y también como Maria, y sientan dicha de ser como ellas… de cumplir fielmente con la tarea que han sido llamados a desempeñar…” (Stopp, Cartas Selectas, Pagina 61)

A los ojos de San Francisco de Sales la santidad se mide por medio de nuestra voluntad y nuestra habilidad para aceptar el estado y la condición de vida en la que nos encontramos. Los santos son personas que acogieron sus vidas como vinieron, desde lo más profundo de su ser, y sin desperdiciar tiempo deseando o esperando una oportunidad de poder vivir la vida de alguien más. La Santidad está marcada por nuestra voluntad para honrar la voluntad de Dios como nos ha sido manifestada durante los altibajos de nuestro diario vivir.

Cómo han sido ustedes llamados a ser santos el día de hoy? Cómo podemos abrir caminos de amor en medio de tantas pruebas el día de hoy?

Trigésimo Domingo en el Tiempo Ordinario (28 de octubre de 2018)

En el Evangelio de hoy experimentamos la compasión de Jesús cuando cura al ciego que ha demostrado tener fe en Su poder sanador. Al respecto, San Francisco de Sales nos dice lo siguiente:

La mano misericordiosa de Dios sostiene sus corazones. Él jamás los abandonará, aunque se encuentren preocupados o angustiados. Nunca se alejen de Él cuando se sientan tristes o sumidos en la amargura; por el contrario, acudan a nuestro Señor y a nuestra Señora, cuyo amor por ustedes es inagotable. La bondad de Dios, con su fuerza gentil, vendrá a socorrernos siempre y cuando estemos dispuestos a aceptar la ayuda que tanto necesitamos. De ninguna manera debemos desanimarnos. Si cooperamos con el cuidado amoroso de Dios para con nosotros, Su bondad nos ayudará de una manera distinta y mucho mayor. La misericordia de Dios nos lleva de un estado bueno a un estado mucho mejor con el objetivo de que podamos avanzar en el amor sagrado.

Si ustedes dedican un momento cada día para acercar sus corazones a Dios, van a fortalecer sus mentes de tal manera que no volverán a ser perturbados por esos pensamientos habituales e inútiles los molestan y los atormentan ahora. En esos momentos deben repetir: “Si Señor, voy a hacer esto porque Tú deseas que lo haga”. El escoger soportar dificultades para poder lograr lo mejor para nosotros, independientemente de los reclamos de que nos hacen nuestros propios sentimientos, es una poderosa muestra de oración ante Dios. Si por algún motivo llegaran a fracasar en sus esfuerzos no se disgusten. Llenos de confianza en la misericordia de Dios, levántense y continúen caminando en paz y con calma, tal y como lo hicieran antes: por la senda de la fe. A pesar de que somos débiles, nuestra debilidad jamás será superior a la misericordia que Dios demuestra a quienes desean amarlo y depositar sus esperanzas en Él.

Conozco a muy pocas personas que hayan logrado progresar en la vida sin haber tenido que pasar por pruebas. Es por esto que ustedes deben tener paciencia. Después de la borrasca Dios les enviará la calma, porque ustedes son Sus hijos. Nuestro Divino Salvador siempre nos ha demostrado que Su misericordia supera Su justicia, que Su amor y Su deseo de perdonar son infinitos y que Él es rico en compasión; por consiguiente, Nuestro Redentor desea que todos seamos sanados a través del amor Divino. Tengan fe en el poder sanador de Dios.

(Adaptación de los escritos de San Francisco de Sales y Juana de Chantal)

Vigésimo Noveno Domingo en el Tiempo Ordinario (21 de octubre de 2018)

En el Evangelio de hoy Jesús nos dice que ser grande equivale a ser un servidor. San Francisco de Sales hace énfasis en el hecho de que la mejor manera de server a Dios, es cumpliendo con las responsabilidades diarias y propias del estado en el que se encuentras nuestras vidas:

Grábense en la mente una cosa: Dios desea que ustedes sean Sus siervos, pero que lo hagan sin dejar de ser quienes son. Esto quiere decir que ustedes sirven a Dios mucho mejor cuando se esfuerzan por tratar de ser pacientes, gentiles, y por poner amor por todas las actividades y responsabilidades propias del estado actual de sus vidas. Una vez que se hayan convencido de esto, deben aprender a valorar esa condición de vida y, teniendo en cuenta que es la voluntad de Dios, deben amar todo lo que ésta implica. Deben darle prioridad en sus corazones, recordarlo con frecuencia, meditarlo con seriedad, acogerlo de buena manera, y disfrutar la verdad que encierra.

Cultiven sus jardines propios de la mejor manera que les sea posible. Dediquen sus esfuerzos a ser los mejores en ser o que son, y recojan las cruces, grandes o pequeñas, que encuentren por el camino sin olvidar acudir a Dios frecuentemente para pedirle que los ayude. No se queden enfrascados tratando de determinar la importancia de las cosas que hacen, ya que dichas cosas por sí mismas son insignificantes. Consideren solamente la dignidad que encierran por hacer parte de la voluntad de la providencia de Dios, y por el hecho de haber sido planeadas según Su sabiduría. En resumen, ¿si estas cosas complacen a Dios, y son reconocidas por ello, a quien podrían resultarle desagradables?

Poco a poco utilicen su voluntad para seguir la voluntad de Dios. Él, que no hace nada en vano, nos proporciona la fuerza y el coraje justo en el momento en que los necesitamos. Esa resistencia que ustedes experimentan se irá debilitando gradualmente y muy pronto desaparecerá por completo. Recuerden siempre que los arboles solamente pueden dar fruto gracias a la presencia del sol, unos más temprano y otros más tarde, y no todos producen las mismas cosechas. Nosotros somos demasiado afortunados por el hecho de que podemos permanecer en presencia de Dios; contentémonos con saber que Él nos ayudará a dar nuestros frutos tarde o temprano, o sólo ocasionalmente, según sea Su voluntad. Nuestra disposición para aceptar la voluntad de Dios nos permitirá convertirnos en Sus siervos fieles de nuestro Señor, quien jamás nos deja desamparados cuando lo necesitamos.

(Adaptación de Francisco de Sales, Juana de Chantal… por W. Wright & J. Power, Editores)

Vigésimo Octavo Domingo en el Tiempo Ordinario (14 de octubre de 2018)

En el Evangelio de hoy nos reta a que dejemos todo a un lado y sigamos a Jesús quien nos traerá la verdadera riqueza. Al respecto, San Francisco de Sales nos dice algo similar:

Dejar a un lado todas nuestras posesiones terrenales significa que debemos ponerlo todo en manos de nuestro Señor. Paso seguido, debemos pedirle que nos conceda el don de poder amarlo verdaderamente de la forma en que Él desea que lo hagamos. Ustedes pueden atesorar riquezas siempre y cuando éstas se limiten a ocupar un lugar en sus casas, no en sus corazones. Ustedes pueden dedicarse a incrementar sus fortunas y sus recursos, siempre y cuando lo hagan de una manera que sea no solo justa sino también honrada y caritativa, y que además dediquen esa fortuna para honrar y glorificar a Dios. Nuestra obligación es amar a Dios por sobre todas las cosas, y después de eso amar a los demás.

Para poder amar a Jesús, es necesario que también le entreguemos nuestras posesiones imaginarias, como es el caso del honor, los afectos, y la fama, para que así podamos dedicarnos a buscar la gloria a Dios en todas las cosas. Nuestras posesiones no son nuestras, Dios nos las ha dado para que las cultivemos y es Su deseo que las hagamos fructíferas para beneficio del Reino en la tierra. Por lo tanto, nuestra obligación es cuidarlas y hacer uso de ellas según Su voluntad.

Liberarnos de nuestras posesiones significa apartar de nuestras vidas todo lo que sea superfluo y que no provenga de Dios. Aun así, a nadie se le ocurriría emplear un hacha para podar una viña de un solo tajo. La forma adecuada de hacerlo es nadie utilizaría un hacha para podar una viña; la manera adecuada de hacerlo es utilizar una hoz para cortar muy cuidadosamente los sarmientos uno por uno. En nuestro caso, debemos proceder de igual manera: debemos avanzar paso a paso. No podemos pretender llegar al lugar en el que aspiramos estar en un solo día.

Emprender la búsqueda del cumplimiento de la voluntad de Dios en nuestras vidas implica una labor enorme, y a la vez resulta pequeña comparada con la magnitud de la recompensa que recibiremos. Una persona generosa puede lograrlo todo con la ayuda del Creador. Asegúrense en todo momento de poner la esencia misma de sus corazones en manos de nuestro Salvador. Entonces verán que a medida que el divino Amante va asumiendo Su lugar en sus corazones, el mundo y todas sus búsquedas inútiles irán quedando a un lado y ustedes podrán vivir llenos de dicha, y en completa y perfecta libertad de espíritu como hijos de Dios.

(Adaptación de los escritos de San Francisco de Sales)

Vigésimo Séptimo Domingo en el Tiempo Ordinario (7 de octubre de 2018)

En el Evangelio de hoy Jesús nos revela que Dios hizo del matrimonio una relación de compromiso sagrado. San Francisco de Sales nos ofrece algunas observaciones paralelas con respecto al matrimonio:

El matrimonio es algo sagrado, ya sea en medio de la riqueza o de la pobreza. Preservar la santidad del matrimonio es sumamente importante para un estado, ya que dicha unión representa el origen y la fuente de todo aquello que fluye del estado. ¡Si tan solo nuestro Salvador fuese invitado a cada uno de los matrimonios que se celebran, como lo fue a las bodas de Caná, el vino de Su consuelo y Sus bendiciones jamás harían falta!

Las personas casadas deben compartir siempre ese amor mutuo al que el Espíritu Santo se refiere en las Escrituras, y que tanto les recomienda. El primer efecto de ese amor divino, es una unión indisoluble de los corazones, los afectos, y el amor entre el esposo y su esposa. El segundo efecto de este amor divino, es una fidelidad inviolable que debe ser respetada por el esposo y la esposa. El tercer fruto del matrimonio es el nacimiento y la crianza de los hijos. El matrimonio es el parvulario del Cristianismo. Es un gran honor, para aquellos de ustedes que son casados, el hecho de que Dios les permita contribuir a una labor tan noble como es la creación a través del nacimiento y la crianza adecuada de los hijos.

Esposas y esposos, continúen avanzando en el amor mutuo que se deben el uno al otro. Procuren que ese amor no degenere en ningún tipo de celos. Muchas veces los celos son como el gusano que crece dentro y se nutre de la manzana más madura y blanda; es un sentimiento que se va gestando aún a pesar del amor más ardiente y convincente que pueda existir entre una pareja de casados. Pero esos celos jamás lograrán penetrar una relación, siempre y cuando ambas personas compartan una amistad basada en la verdadera virtud. Si el amor va siempre de la mano de la fidelidad, juntos generarán intimidad y confianza mutua. ¡Qué mejor entonces que querernos y valorarnos los unos a los otros por medio de un amor completamente sagrado, santo y divino!

(Adaptación de la Introducción a la Vida Devota de San Francisco de Sales)

Vigésimo Sexto Domingo en el Tiempo Ordinario (30 de Septiembre de 2018)

Las lecturas de hoy nos hacen un llamado a que nos comprometamos y nos dediquemos completamente a Dios. San Francisco de Sales nos dice que esto se puede lograr siempre y cuando cultivemos una vida fundamentada en el amor sagrado.

La felicidad suprema del mundo consiste en amar muchas cosas como si fuesen nuestras. Ese tipo de afectos surgen con facilidad una y otra vez dentro de nosotros. Pero es nuestra obligación aprender a distinguir entre las inclinaciones y los apegos. Si nuestros sentimientos provienen de nuestras inclinaciones no debemos preocuparnos. Por ejemplo, puede que en un día llegue a sentir rabia mil veces en contra de alguien que me ha calumniado. Pero si me encomiendo a Dios, y llevo a cabo un acto de caridad a favor que aquel que ha generado en mí tanta indignación, no habré obrado de mal manera, ya que el control de mis sentimientos naturales no es algo que está en mi poder, particularmente cuando tengo que enfrentarme a un león.

Ahora bien, cuando se trata de lidiar con nuestros apegos la historia es muy diferente. Es nuestra prepotencia exagerada lo que hace que apeguemos tanto a ciertas cosas. Aun cuando es posible que lleguemos a dominar hasta cierto punto nuestro egocentrismo desmesurado, éste jamás dejará de existir dentro de nosotros mientras vivamos en la tierra. Pero si deseamos calmar esos sentimientos que nos llevan a hacer cosas de las que después nos arrepentimos, es fundamental que cultivemos el amor sagrado en nosotros. Para hacer esto debemos desechar todos los amores egoístas y exagerados de nuestra vida, y entregarnos exclusivamente a ese amor que sólo busca la gloria de Dios en todas las cosas. El amor sagrado comienza a crecer dentro de nosotros a medida que empecemos a dejar a un lado todo aquello que no nos sirve para alcanzar la bondad de Dios. “Dejar ir” (la santa indiferencia) es una virtud tan difícil de adquirir que incluso en un monasterio toma una década aprender a cultivarla. Sin embargo, esta virtud no es tan terrible como suena, porque nos da la libertad de espíritu necesaria para amar el mundo a nuestro alrededor del mismo modo en que Dios lo ama. Dejemos que sea la razón la que nos guie, en vez de nuestras tendencias o nuestro disgusto por las virtudes que nos resultan trabajosas. Aun cuando nuestros apegos son cosas preciadas, nuestro deber es utilizarlos para amar a Dios, nuestra única y verdadera Posesión, a quien hemos de dedicar y entregar nuestras vidas.

(Adaptación de las Conferencias Espirituales de San Francisco de Sales por Carneiro)