CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO (Diciembre 24, 2017)

Énfasis Sugerido

María dijo: “He aquí la sierva del Señor, hágase en mi según tu voluntad.”

Perspectiva Salesiana

En Dios los Ama, Como Vivir el Evangelio por San Francisco de Sales, el autor Eunan McDonnell, SDB, nos dice “… Jesús elogia a los pobres de espíritu. El recomienda que adoptemos una actitud similar a la de los niños cuando nos dirigimos a Dios, nuestro Padre, y que abramos nuestro corazón al recibimiento de la fe. Lo que necesitamos es ser simples como los niños, ya que ellos saben decir que ‘si’. Esta es la actitud adoptada por María y reflejada en su respuesta al ángel cuando le dice ‘Hágase en mí según tu palabra’. De esta forma ella demuestra que su vida se basa en la premisa ‘no pidas nada y no te niegues a nada’. Ella está dispuesta a recibir lo que Dios desea darle, su amor”. (paginas. 130-131)

Son palabras que suenan simples, pero ese “si” dicho de forma casi infantil por María no es nada simple. Es un llamado para ella, y para cada uno de nosotros a que adoptemos a María como nuestro modelo a seguir. Para que confiemos por encima de cualquier cosa en el amor y la misericordia de nuestro Padre. Es un si que nos invita a reflexionar y a interiorizar ‘en lo profundo de nuestro corazón’ esa verdad que ya conocemos, que Dios verdaderamente nos ama y que desea que abramos nuestro corazón para llenarlo con su amor. Como requerimiento para abrir nuestro corazón, debemos antes despojarnos, dejar atrás todo aquello que ya ocupa un lugar en nosotros y así dejar el campo abierto a la presencia de Dios. McDonnell escribe: “Lo que se requiere es un despojo total, y este es posible a través de los anawim a quienes María pertenece. Una dependencia total y absoluta en Dios. Un corazón limpio, despojado de todo lo innecesario para que así Dios pueda regarlo y cultivarlo con su abundancia. María, y todos aquellos que logran seguir su ejemplo y despojarse de todo, jamás impondrán barreras a la generosidad de Dios quien ama dar a los demás. Siendo pobre de espíritu, ella ofrece un espacio vacío, un espacio preparado para que pueda ser habitado por Dios”. (Ibid)

Es en estas cosas que hallamos el sentido del Adviento, de este tiempo donde esperamos pacientemente y con la mente y el Corazón abiertos la palabra de Dios y a que esta “se haga en nosotros”. Francisco de Sales se refiere a María, como “la estrella al amanecer que nos trae las buenas nuevas del adviento del verdadero sol”. (Oeuvres IX:5)

María vive en su adviento. Nosotros esperamos con María.

(Joanne Kinney vive y trabaja en Lewiston, New York)