DIA DE NAVIDAD (Diciembre 25, 2018)

Enfasis Sugerido

“Todos los confines de la tierra han visto el poder salvador de Dios.”

Perspectiva Salesiana

“Dios tiene tantos significados para nosotros y de tantas maneras que Dios quiere que todos nosotros seamos salvados y nadie puede decir que ignora este hecho. Con este propósito fue que Dios nos hizo “a su imagen y semejanza” a través de la Creación, y a través de la Encarnación Dios se hizo a si mismo en nuestra imagen y semejanza, y después sufrió la muerte para poder rescatarnos y salvarnos.” (Tratado del Amor de Dios, Libro VIII, Capitulo 4)

Desde el principio del tiempo Dios ha deseado que todos nosotros lleguemos a saber la verdad y seamos salvados por ella. Qué es la verdad? Nosotros somos hechos a la imagen y semejanza de Dios; nosotros compartimos la esencia misma de la vida divina de Dios, nosotros estamos inundados con el amor creativo, redentor e inspirador de Dios; nosotros estamos hechos para crecer en esta vida y para amar acá en la tierra; nosotros estamos destinados a experimentar el amor y la vida para siempre en el cielo

Por supuesto esto solo sucederá si nosotros escogemos hacerlo realidad.

Más allá de las imágenes familiares de la Navidad – imágenes del establo, de la “estrella de David,” los reyes magos, los pastores y el ángel del coro – hay una verdad inevitable e ineludible: “No todos los hombres están salvados, aún cuando la voluntad de que todo sea salvado depende de Dios, por que Dios actúa en nosotros de acuerdo con la condición de nuestra naturaleza humana y divina. La bondad de Dios lo mueve a comunicarnos liberalmente la ayuda de su gracia para que podamos disfrutar la dicha de la gloria de Dios. Pero nuestra naturaleza requiere que la liberalidad de Dios nos de libertad para usarla para nuestra salvación o ignorarla y así obtener la perdición.” (Ibíd.)

Este no es un intento de amargar la promesa de la dicha, la paz y la reconciliación que llega con la Navidad. Este no es un intento para empañar la temporada del año que Francisco de Sales ha descrito como, “dedicada a la bondad y la generosidad soberana que el Hijo de Dios nos enseñó cuando vino a la tierra para nuestra salvación.” (Stopp, Cartas Selectas, p. 294) Para ponerlo de una forma simple, la Navidad es un tiempo para preguntarnos: hemos tomado el regalo de Jesucristo en nuestras vidas tan seriamente como Dios lo toma? Dicho de otra forma, estamos tan interesados en la disposición eterna de nuestras almas como Dios lo está?

Todos los confines de la tierra han visto el poder salvador de Dios con el nacimiento del Mesías. Que todos los confines de la tierra –empezando con personas como tú y yo – puedan aceptarlo.

Y que al mismo tiempo todos podamos compartirlo.